Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
17 marzo 2012 6 17 /03 /marzo /2012 13:45

 

 

 

 

 

 

 

 

TANGO A CIERTA MADRUGADA BLANCA EN LA BOCA


 

Érase un hombre. Ése.

Tendido a mi costado.

Y abajo,

el batifondo de las cantinas.

Yo le daba mi pelo,

una marea revuelta de abrazos,

aletazos de jaguar.

Yo le dejaba en la boca

el íntimo jardín de mis delicias.

 

 

Érase un hombre. Ése.

Fatigado ya de ángeles de mirada ausente,

de demiurgos mendicantes,

inmóvil bailarín entre peces inmóviles.

Era el hombre ése y yo lo amé.

Vaya si lo amé…

 

Muerte intrusa que silba,

como lechuzo espantado.

Muerte desnudada que sibila

y se abluciona cada mañana

con las gotas rancias

que quedaron en el frasco

de esa madrugada.

 

Claveles blancos para los amaneceres en La Boca.

 

Pena no haber podido escribir esta tarde

otro poema de amor.

 

 

 

                                                   (de su libro Con Bandoneón)

Compartir este post

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo

Comentarios

sebastian jorgi 04/05/2012 20:00

tremendo lo de Virginia, poeta visceral, con el arrabal a cuestas y con la psicología porteña en sus líneas, la felicito estimada colega, de un tanguero sorprendido,
suyo
sebastian jorgi
repleto de madrugadas y fracasos(con triunfos salteados,jaja)

Ignacio Giancaspro 03/23/2012 23:44

Pocas veces se encuentra un poema de amor tan auténtico,voraz y enloquecido como éste, de una mujer vaso de exquisitas delicias.
No hace falta otro poema
Ignacio

Présentation

  • : El blog de Irene Marks
  • : Este es un blog de difusión de la poesía contemporánea, con énfasis en la latinoamericana.
  • Contacto

Recherche

Liens