Overblog Seguir este blog
Administration Create my blog
27 julio 2010 2 27 /07 /julio /2010 04:49

mateypava

 

Nuevamente migratorias aves despobla-.

ron la llanura

retornó el eco del viento otoñal

La maga festejó la desnuda aridez

Los àrboles descarnados y el sol amari-

            llento de tardes grises,

la maga dictó: de ti profunda era de

 color

de otoñal pañuelo de nuevas hela-

das

del mate y las congojas del junco

del baile secreto de las vizcachas

pondré sobre mí adornos de frío

metal

de petrificados árboles

y un abanico en cadenillas de fi-

bras................

Maga perfecta quietud de resplandecien-

            tes juegos herméticos

desprovista de inquietudes por

el futuro alzó sus brazos……..

en rodajas de cebolla alimentó

su noche………

el mate culto de la hierba

            el agua y la ronda eclipsó en pa-

            labras

            a la maga que dijo:

            desde la selva el culto a la

            llanura al desierto

            aquí simple forma de calabaza

            madre del agua origen

            de la hierba viva presencia

            de sol nos une en quietud

            adorando silencio y soledades

en la garganta del mediodía flechas de

recuerdos adormecieron a la maga tendi-

da en la tierra durmieron su era

en nubes de luz y sombras…………….

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo
27 julio 2010 2 27 /07 /julio /2010 04:00

ojolaspleyades.jpg

 

Un ojo que descubra las galaxias.

Un ojo inquietante, persistente

sin condenas, infalible.

Que atraviese montañas

y no muerda más el polvo.

Que ilumine los oscuros pasadizos

y distinga los gestos que ocultan los disfraces.

Que recuerde, olvide

y sea bandera contra el desencanto.

 

Un ojo salvaje

                 temerario

                              y feliz.

Un ojo sin piedad que aniquile a la muerte.

           

 

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo
27 julio 2010 2 27 /07 /julio /2010 02:20

rosas-rojas.jpg

                                                                                                            … – Si ganamos,

                                                                                                             la llevaré a que mire los naranjos,

                                                                                                             a que toque la mar, que nunca ha visto

                                                                                                             y se le llene el corazón de barcos.

                                                                                                                                              RAFAEL ALBERTI

 

En   mis   poemas   de   Soldados en        su         tenue         derrota

nunca    ha   Habido    barcos   ni    Naranjos

y     ni     siquiera     el     Berro     Es      azul  y     la     luz      no     Llueve     ni      Solloza

como   en   los   poemas   de   Alberti   o   de   Rimbaud

Muchos      Soldados      Duermen      en      la     Historia

con     algún     hueco     rojo    en    su    costado    niño

toda   vez   que   aquí   en   nuestro   mundo

sólo   Tenemos   frío

frías   heridas   rojas

para     sus     sueños

 

                                         a   nuestros   Soldados   de   Malvinas


Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo
25 julio 2010 7 25 /07 /julio /2010 21:27

zulma de marco

Creo que fue en Nínive

                               donde  dejé de olvido

                               un collar de piedras mágicas

                               que aun te debo de regalo

                           Lo robé una noche

                               a una sacerdotisa de Assur

                               con quien tuve amores

                               un verano

                               Desde entonces

                               vago sin cesar por el Tiempo

                               saltando edades

                               deteniéndome en las horas

                               tranquilas

                               de las siestas campesinas

                               para aspirar

                               en un voluptuoso

                               murmullo de hierba

                               el sentido de la brisa

                               De pronto atravieso comarcas

                               como un viento fresco

                               cabalgando

                               delfines astrales

                               Desciendo

                               interminables escaleras azules

                               que llevan hacia el  vértice

                               de lujuriosos túneles

                               Subo trepando

                               enredaderas rojas

                               en tu búsqueda siempre

                               Navego en el sereno canto

                               de un oboe

                               que anuncia estremecido

                               el esplendor de un atardecer

                                Me lleva el vuelo del viento

                               hacia el asombro de los naranjos

                               y me pierdo

                               en el infinito

                               de tus ojos claros

                               para siempre

                               ardiendo

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo
25 julio 2010 7 25 /07 /julio /2010 18:55

la-casa.jpg

La casa

La casa estaba en la esquina de los peces. Un lugar donde ellos se encontraban para poder reconocerse. El agua se enturbiaba con frecuencia debido a la presencia de otros seres. Pero ellos continuaban, pese a todo, llevados por su afán de subsistencia.
La casa no tenía ni puertas ni ventanas. Apenas un borroso contenido, similar a las casas de otros tiempos. Los peces entraban y salían, sin que nada consiguiera detenerlos. Las noches y los días tamizaban los recuerdos. Ese frágil sostén de la vida de otros seres, que los peces rozaban suavemente.

Poema de Horacio Laitano y pintura de Zulma de Marco publicados en el Segundo Encuentro de Artistas Plásticos y Poetas realizado por el Grupo ALEGRIA.

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo
25 julio 2010 7 25 /07 /julio /2010 15:35

Escribo este poema para mi hija quien dice que no le escribo

Y sin embargo estoy todo el día escribiendo para ella en mi corazón

Las palabras no dicen

Cómo decir pétalo suave en la mejilla, ojos de resplandor que llevan siglos enterrados

Y una extraña sabiduría en la mirada que tiene el aura de la serenidad

Cómo decir las manos que hacen deshacen sin temblor aparente sin estridencias

Cómo hablar de los pasos de la luz y el dolor sin medida de los que tienen alma

 

Como los azahares en canto de dulzura tendés tu cabellera al sol del mediodía

Tu canción resuena como una campana graciosa junto al gris y el blanco de los gatos

que se acercan a besarte los dedos

No puedo decir no puedo decir son demasiadas cataratas de flores que me cubren

y me alegro  porque no hay otra palabra para decir tu nombre

LAURA

 

Repost 0
Published by Irene Marks
Comenta este artículo

Présentation

  • : El blog de Irene Marks
  • : Este es un blog de difusión de la poesía contemporánea, con énfasis en la latinoamericana.
  • Contacto

Recherche

Liens